🤝 Prevención y salud para nuestras mascotas ❤️

Julio 26, 2019 2 min read

Siempre que no sea causado por enfermedades o patologías anormales, como dueño de mascota, anota los siguientes consejos para poder prevenir el mal olor en tus perros

1. Limpieza

Es la norma fundamental:

  • Recuerda lavarle los dientes a tu perro una vez a la semana
  • El cepillo de dientes debe estar bien visible para no olvidarnos de esta rutina.
  • Nunca uses tus pastas y colutorios de higiene dental con tu perro.
  • Productos específicos para limpiarle los dientes: cepillos diseñados para perros según el tamaño y raza, pastas caninas, aerosoles o soluciones bucales.

No olvides que el descuido de la higiene bucal se manifiesta pronto con la aparición de sarro; y que la falta de higiene se refleja en numerosos trastornos dentales a partir de los tres años de edad.

2. Alimentación

Procuraremos ofrecerle a nuestro perro una dieta equilibrada,que contenga alimentos saludables y de calidad, como pavo, salmón, cordero, pollo, huevos o hígado y rica en productos frescos. Las dietas excesivas en carne son más proclives a causar sarro y mal aliento que las basadas en vegetales; suelen dejar más restos entre los resquicios dentales y molares; esto favorece la proliferación de bacterias y el consabido mal olor. 

3. Apio, manzanas y zanahoria

Un trío vitamínico de crujientes, que actúan como cepillos dentales; combaten y previenen el mal aliento de los perros de manera efectiva, puesto que contribuyen a eliminar la placa bacteriana y sanear los dientes y las encías.

4.Hábitos de vida

Recuerda que los hábitos de vida influyen enormemente en el aliento de tu perro; así que su aliento dependerá de si es un animal que lleva una vida activa o sedentaria. El perro necesita mantener su organismo en forma para tener un buen estado general saludable; por eso es necesario que lo lleves a pasear o corretear un par de veces diariamente, pero no sólo a la vuelta de la manzana, sino un señor paseo.

5. Agua filtrada

Conviene que le des a tu perro agua filtrada; evitarás el exceso de calcio y la aparición precoz del sarro.

6. Revisión veterinaria

Como hábito regular, te recomendamos llevar a tu perro al veterinario, al menos una vez al año, y más en casos puntuales; el médico podrá llevar a cabo un reconocimiento general; revisará el estado de su boca y prescribirá las limpiezas necesarias, que le ayudarán a mantener a raya la placa bacteriana.

 

Si tienes un can de raza pequeña –chihuahua, perro pekinés, bichón maltés–, con más motivo, pues tienen más probabilidad de acumular sarro; a estos peques, recuerda llevarlos sin falta a partir de los 3 años de edad.


Leave a comment

Comments will be approved before showing up.

Recibe nuestros mejores artículos