Dietas Grain Free (Libre de grano): Caso Reducción de Carbohidratos por diabetes

Es notorio que la reducción de carbohidratos debe ser considerada en la prevención y en el manejo nutricional de animales con diabetes. La diabetes mellitus es un trastorno endócrino crónico que acomete perro y gatos, y consiste en la ausencia relativa o absoluta de la hormona insulina. La terapia dietética desempeña un importante papel en el manejo de la diabetes mellitus insulinodependiente y diabetes mellitus no insulinodependiente, por lo tanto, con el objetivo de minimizar las fluctuaciones postprandiales de glucosa sérica y aun así, para pacientes con diabetes mellitus insulinodependiente, mejorar la acción terpéutica de la insulina mientras son suministrados nutrientes e ingestión calórica adecuados para el mantenimiento de la salud del paciente (Nelson, 1992). La fuente de almidón, así como la cantidad, es importante para perros y gatos con esta patología.

La reducción del aportede carbohidratoscon alto índice glucémico ayuda a modular las fluctuaciones glicémicas encontradas en la enfermedad.

El manejo dietético entre perros y gatos debe ser diferenciado, ya que su metabolismo diverge. Actualmente se llegó a la conclusió que, para perros, se debe ofrecer una dieta rica en carbohidratos complejos, como fibra alimentaria y almidón para componer hasta un 55% de la energía dietética. La fibra compleja presenta una digestión más prolongada, que permanece en el tracto gastrointestinal por más tiempo y reduce la oscliación en la hiperglicemia postprandial. Estudios han demostrado que fibras altamente fermentables mejoran la homeostasis de la glucosa en perros sanos (MASSIMINO et al, 1998). La dieta debe estar libre de azúcares simples, que son absorbidos rápidamente y empeoran la hiperglicemia preexistente.

En relación a gatos, se sabe que el metabolismo de la glucos es diferenciado para esta especie. Felinos utilizan mucho mejor la energía proveniente de aminoácidos, e incluso de grasa, de lo que de carbohidratos, por lo tanto estos deben estar presentes en bajo porcentaje de dieta. Además, los gatos no presentan oscilaciones de la glucemia postprandial. Se recomienda el trinomio alta proteína, bajo carbohidrato, media grasa, ad libitum, pues los felinos se alimentan entre 12 y 20 veces durante las 24 horas del día. Se debe, además, observar la ganancia de peso: si el animal está por debajo del peso, se debe aumentar el porcentaje energético, ya que fácilmente desarrolla, en esta especie, lipidosis hepática. Por otro lado, la obesidad puede empeorar el cuadro, se debe administrar una alimentación con limitación calórica, si el animal está ganando peso. MAZZAFERO et al. (2003), citados por Veiga, 2004, utilizaron una dieta que contiene el 49% de proteína, el 36,2% de grasa y el 6,9% de carbohidrato, en felinos diabéticos, se verificó una respuesta.

Artículo anterior Higiene oral en perros adultos
Artículo siguiente Fisiología del aparato digestivo en perros y gatos

Leave a comment

Comments must be approved before appearing

* Required fields