¿Qué se dice de nuestras mascotas? Origen en la alimentación.

Aunque los perros y gatos tienen fisiologías y metabolismos distintos con relación al aprovechamiento de carbohidratos dietéticos, ambos son considerados anatómicamente carnívoros. 

En su origen el perro era un carnívoro restricto. En su estado salvaje la dieta consistía básicamente en productos de origen animal, con supremacía de proteína y lípidos. El aporte de fibra era oriundo de la ingestión del contenido intestinal de las presas o de la ingestión ocasional de vegetales crudos.

Según Tardin y Polli (1995) citados por Saad & Saad (2004), en la naturaleza los perros solían alimentarse de la caza: conejos, ratones, aves y otras presas. Al analizar la composición corporal de estos animales, se puede verificar que el consumo proveniente de la caza responde por el 42,5% de la proteína, 55,4% de la grasa y el 2,1% de los carbohidratos ingeridos.

Ya los felinos, incluso los domésticos, son carnívoros restrictos, fisiológica y metabólicamente. Su metabolismo es extremadamente adaptado al aprovechamiento de nutrientes de origen animal con estrategias bioquímicas propias.

De esta manera, son animales anatómicamente carnívoros, con dientes caninos bien desarrollados, ausencia de amilasa salivar, estómago con pH estrictamente ácido y apto a digerir proteínas e intestinos delgado y grueso cortos que realza la baja capacidad de fermentación y aprovechamiento de carbohidratos.

De acuerdo con Billinghurst (2008), dietas con alto índice de cabrohidratos causan problemas de obesidad, hiperinsulinemia, resistencia a insulina, inflamación e hiperglucemia. Así, la principal alegación nutricional de las dietas libres de grano es que son biológicamnete apropiadas para las especies a las que se destinan.

 

Artículo anterior ¿Puede tu mascota ser alérgico a la carne o al pollo?
Artículo siguiente ¿Qué es el alimento Grain Free o Libre de Grano?

Leave a comment

Comments must be approved before appearing

* Required fields