enfermedades del tracto urinario perros clínica veterinaria chicureo

Infecciones del tracto urinario en perros

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son comunes en animales pequeños, y se desarrollan en hasta el 27% de los perros. Casi todas las infecciones son causadas por bacterias patógenas, aunque algunas son causadas por hongos o virus, aunque rara vez. La mayoría de las infecciones urinarias inferiores bacterianas son el resultado de bacterias que ascienden los genitales externos y la uretra. Con menos frecuencia, las bacterias viajan a través del torrente sanguíneo y colonizan el tracto urinario.

Numerosos mecanismos de defensa innatos ayudan a prevenir las infecciones urinarias. La micción completa y regular, junto con las propiedades intrínsecas de la orina (alta osmolalidad, solutos antimicrobianos), ayudan a crear un ambiente del tracto urinario hostil para los microbios. Las barreras anatómicas y las defensas de la mucosa evitan aún más la adherencia de las bacterias virulentas al urotelio.

Sin embargo, cuando estas defensas son inadecuadas, las bacterias patógenas aumentan la permeabilidad del urotelio, permitiendo el paso de solutos inflamatorios al subepitelio, así como la secreción de citocinas inflamatorias. El resultado es inflamación y dolor, que se presentan como disuria, polaquiuria, estranguria y / o hematuria.

La eliminación del organismo virulento puede permitir la restauración de la permeabilidad e integridad normales del urotelio. La terapia antimicrobiana exitosa requiere una elección apropiada de antibiótico, incluyendo dosis, frecuencia y duración.

 

Diagnóstico y localización

 

El estándar de oro para el diagnóstico de ITU es el cultivo de orina. Idealmente, todos los pacientes con sospecha de infección urinaria deben tener una muestra de orina recolectada mediante cistocentesis y evaluada mediante cultivo aeróbico y pruebas de sensibilidad a antibióticos. Las técnicas utilizadas para determinar la susceptibilidad a los antibióticos son la difusión en disco y la dilución de antibióticos en serie. El método preferido es la dilución antimicrobiana en serie, que proporciona la concentración inhibitoria mínima (MIC) del antibiótico, mientras que la difusión en disco se considera menos confiable y no proporciona MIC.

Se deben hacer esfuerzos para identificar dónde se encuentra la infección urinaria dentro del tracto urinario. Aunque las ubicaciones pueden superponerse, las infecciones urinarias pueden ocurrir dentro de la vejiga (cistitis bacteriana o infección urinaria baja), riñón (pielonefritis) y / o próstata (prostatitis) . La localización no siempre es sencilla y se logra mejor evaluando la historia clínica, presentando signos, hallazgos del examen físico y resultados de laboratorio y de imágenes.

  • Cistitis Bacteriana


Los signos más comunes de cistitis bacteriana incluyen disuria, hematuria, polaquiuria y estranguria. Los clientes pueden reconocer sangre en muestras anuladas. Para algunos perros con incontinencia urinaria subyacente, la magnitud de las fugas puede empeorar cuando hay una infección presente. El análisis de orina generalmente revela bacteriuria, hematuria y piuria.

  • Pielonefritis


La pielonefritis causa clásicamente fiebre, letargo, vómitos y dolor abdominal; sin embargo, algunos pacientes pueden experimentar pocos o ninguno de estos signos y síntomas. El análisis químico de la sangre puede revelar azotemia nueva o empeorada, con glucosuria y cilindruria (yesos). El análisis de orina generalmente muestra evidencia de una infección urinaria, pero podría mostrar sedimento inactivo (pocos glóbulos rojos o blancos) en pacientes con un riñón infectado y obstruido (pionefrosis). La ecografía abdominal no es muy sensible o específica para identificar pielonefritis; sin embargo, para algunos pacientes, puede revelar riñones hiperecoicos agrandados con derrame perirrenal y restos ecogénicos dentro de las pellas renales. Se observan pielectasia y dilatación ureteral proximal en pacientes con pielonefritis y obstrucción ureteral. Los perros con pielonefritis son más propensos que los perros con una obstrucción nefroureteral estéril a ser febriles, leucopenicos y trombocitopénicos o tener leucocitosis.

  • Prostatitis


Se debe sospechar de prostatitis en perros machos, particularmente perros intactos, con estranguria.6 La prostatitis en perros machos castrados es rara; tales perros a menudo tienen antecedentes de castración reciente. Los signos y síntomas de la prostatitis varían, dependiendo de la cronicidad de la infección. La infección aguda se acompaña de signos clínicos más graves y dolorosos; La infección crónica a menudo es subclínica. Los signos clínicos se relacionan con el dolor, que puede mostrarse como dolor de espalda o abdominal, marcha rígida o depresión. El examen físico puede revelar una próstata agrandada y asimétrica, dolorosa a la palpación. La ecografía puede mostrar que la próstata está agrandada, es heterogénea y posiblemente contiene quistes ecogénicos.

Clasificación de las UTI


La Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas de los Animales de Compañía de 2019 revisó las clasificaciones de las infecciones urinarias. Ya no recomiendan el uso de los términos "infecciones urinarias simples o no complicadas" y "complicadas". La clasificación revisada tiene 3 diagnósticos: bacteriuria subclínica, cistitis esporádica y IU recurrente.

  • Bacteriuria subclínica


Aunque en realidad no es una infección del tracto urinario, el término "bacteriuria subclínica" se usa para pacientes con bacterias identificadas en el cultivo de orina pero sin signos del tracto urinario inferior. La literatura antigua a menudo se ha referido a "infecciones urinarias ocultas", que probablemente eran bacteriuria subclínica. El término "ITU oculta" está desactualizado y ya no debe usarse para etiquetar bacteriuria en un paciente asintomático. La mayoría de los pacientes con bacteriuria subclínica no requieren tratamiento y se debe considerar que tienen colonización pero no necesariamente infección del tracto urinario.

  • Cistitis Esporádica


Anteriormente conocida como infección urinaria “simple” o “no complicada”, la infección bacteriana esporádica causa cistitis y signos del tracto urinario inferior. El término UTI "complicado" ya no se recomienda. La cistitis bacteriana puede desarrollarse en pacientes con anomalías funcionales o anatómicas del tracto urinario; La presencia de estas anormalidades no requiere tratamiento antibiótico prolongado a menos que haya pielonefritis o prostatitis.

  • IU recurrente


Una infección urinaria se considera recurrente si el paciente experimenta 3 o más infecciones dentro de los 12 meses. Esta condición requiere investigación para determinar si se trata de una reinfección o una infección recurrente o refractaria. La reinfección es el regreso de una infección urinaria, pero causada por un organismo diferente, dentro de los 6 meses posteriores a la interrupción de la terapia con antibióticos. Una infección urinaria recurrente se diagnostica cuando el mismo organismo se cultiva nuevamente dentro de los 6 meses posteriores a la interrupción de la terapia con antibióticos. Este hallazgo sugiere que el paciente tiene una condición que permite la recolonización o previene la eliminación total de la infección; Para estos pacientes, los diagnósticos adicionales están garantizados. Se diagnostica una infección urinaria refractaria cuando se obtiene un urocultivo positivo mientras el paciente recibe la terapia antibiótica adecuada (basada en pruebas de sensibilidad in vitro). Las posibles causas de infección urinaria refractaria incluyen las siguientes:

  • Disminución de la eliminación renal del fármaco (da como resultado una concentración de fármaco en orina inferior a la esperada)
  • Baja biodisponibilidad del fármaco (p. Ej., Debido a compuestos farmacológicos o enfermedad gastrointestinal)
  • Dosis inadecuada de drogas o programa de administración
  • Pobre cumplimiento de la administración de drogas

Además, algunos medicamentos pueden mostrar eficacia in vitro, pero, por razones desconocidas, el mismo efecto no está presente in vivo.

Para seguir leyendo el artículo completo, favor seguir el siguiente link

Bibliografía: https://todaysveterinarypractice.com/urinary-tract-infections-in-dogs/

Siguiente Artículo Organizaciones de salud global: aún no se detecta COVID-19 en gatos y perros

Dejar comentario

* Campos obligatorios